El documento de la CIA que demuestra que existen personas con súperpoderes

Publicado por: Real Chubut - Agencia de Noticias 16-02-2017 Internacional


Como salido de una película, y más específicamente del universo fantástico que se ha tejido por años en los cómics de DC, Marvel u otras editoriales, nuestra atención hacia esas personas que demuestran capacidades extraordinarias, casi sobrenaturales, en el mundo que vivimos, ha incrementado con notoriedad. Aquello que conocemos gracias a la novela gráfica y ciencia ficción, como metahumanos, individuos que adquirieron habilidades superiores tras haber sobrevivido a algún evento catastrófico, a la unión de dos culturas interplanetarias o un fallo genético, es hoy una de las apuestas más atractivas en nuestros días. En la imaginación que se desencadena a partir de sucesos que coquetean con lo inexplicable.

Es gracias a esas explicaciones sin rastro que, como se lee en el Génesis cristiano sobre el Árbol de la Vida y aquello a lo que no deberíamos tener acceso en nuestra condición terrenal, escapa a su vez del entendimiento simple, debería no tocarse. Sin embargo, en esa prohibición freudiana, lo único que se ha conseguido es mayor indagación al respecto. Incluso en las esferas de la política o la ciencia, donde se supone jamás tendría cabida la proposición extranormal.

Caso ejemplar, es la revelación que existe actualmente de ciertos documentos que la CIA guardó por décadas y que incluyen experimentos e investigaciones realizadas con seres humanos que aseguraban tener súper poderes. Es más, tales archivos pueden leerse en el estricto sentido de una organización que cree –no sólo creyó– que facultades especiales como la telequinesis o telepatía son totalmente viables. 



Algo así como una realidad a lo “Minority Report” (2002), hubo un momento en el que se recurrió a las fuerzas ocultas para ayudar en asuntos de peso mundial, buscando otro tipo de resultados en los fenómenos de la sociedad donde vivimos, y se consiguió material que puede parecernos mágico, pero bien podría ser una verdad de tantas.

De 2014 a la fecha, en un intento por generar transparencia en todo acto que realice el gobierno norteamericano, se ha compartido una serie de documentaciones que nos recuerdan a los “X-Files”, que demuestran cómo los cuerpos de inteligencia acuden –en ciertos momentos– a lo que parece un chiste de credulidad.

El más famoso de ellos, el que abre ante el ojo público un proyecto llamado Stargate, llevado a cabo de 1978 a 1995, que consistió en un esfuerzo conjunto entre el ejército estadounidense, la CIA y SRI International, para encontrar a psíquicos que pudieran realizar una visión a la distancia; es decir, reclutar a alguien que brindara información sin ser enviado al lugar que se requería investigar.

El ejercicio al que se sometió a un individuo de prueba, es el oficio que hoy se encuentra a nuestro alcance y muestra cómo al dársele coordenadas, pidiéndole que detallara lo que observaba durante su trance, su “desdoblamiento” por nombrarle en un sentido más sobrenatural. En el experimento, el sujeto describió un sitio arenoso, lleno de tormentas, con un horizonte sinuoso e inclusive en el que algunas criaturas extrañas interactuaban. 

Entre sus palabras se encuentran las siguientes aseveraciones:

“Estoy atravesando severas, severas nubes, como entre una tormenta de arena… es como un problema geológico. Se parece a… denme un minuto… tengo que aclarar la imagen. Es muy extraño”.

“Son como montañas de tierra. Aparecen y desaparecen…”

“Esto es muy largo, tan grande como el monumento a Washington, es como un… obelisco (…) Sigo viendo a gente muy alta. Son alargados y delgados, pero muy altos… Uh… usan ropa extraña”.

Era 1984 –año escabroso para las historias Sci-Fi– y las ubicaciones que se le proporcionaron a este hombre pertenecían a Marte; cabe destacar que en ese entonces el fácil acceso a las fotografías del espacio era inexistente.

La CIA, al cotejar los diversos puntos geográficos que se le proporcionaron a su psíquico en turno con las tomas pertenecientes a la NASA, descubrieron que esos cañones, depresiones y cordilleras que él comunicaba, coincidían perfectamente con la apariencia física que demuestran los horizontes marcianos del registro que guarda la administración espacial más importante de nuestra civilización. Pero, ¿esos seres mencionados en el relato son en realidad extraterrestres? ¿Podrían tener alguna otra explicación?

Dos casos más generan incertidumbre y se unen a estas especulaciones en torno al metahumano y sus funciones en la Tierra. Ingo Swann es el primero de ellos, un hombre relativamente común, que según los informes y un grupo de científicos de Stanford, salió de su cuerpo para dirigirse al espacio, un sujeto cuyos poderes le hicieron capaz de ver y describir con exactitud un anillo alrededor de Júpiter. Anillo que los científicos no tenían idea de que existiera  hasta que la nave espacial Pioneer 10 voló más allá de ese planeta.

El segundo, también de 1984, un individuo asiático de nombre Zhang Baosheng, quien podía, según registros de la CIA, transportar o mover objetos físicos sin utilizar fuerzas de esas mismas naturalezas. Baosheng se convirtió en un miembro de de tiempo completo en el equipo de investigación psíquico y sujeto de estudio para varios videos de sustento. De entre los informes podemos rescatar esta declaración:

“Se utilizó un gabinete de madera 120 por 180 por 60 centímetros como recipiente sellado. Papeles y tablas marcadas fueron colocados en el interior del gabinete en el estante superior. Sin dañar el armario o abrir la puerta, la persona con ESP fue capaz de retirar los objetos del recipiente y también fue capaz de ponerlos de nuevo dentro. Esto demuestra que incluso cuando se utilizan especialmente grandes contenedores es posible romper completamente barreras espaciales, sin embargo, la tasa de éxito fue mucho menor y fue excepcionalmente difícil”

Con esta información revelada, sólo nos queda explorar, discernir o recapacitar, si estos escritos, dichos actos por parte de un órgano increíblemente relevante y poderoso en nuestra cultura, es de manera efectiva una aceptación a otros tipos de inteligencia en el mundo. A la posibilidad de encontrar nuevos talentos humanos, o sólo una conspiración más del gobierno para causar desinterés en la sociedad sobre la transparencia que deberían tener, a partir de datos que oscilan entre la descalificación y la desconfianza. 

Por el momento, la CIA no ha emitido ningún comentario en torno a estos registros y nos deja de nuevo en el limbo, no sabemos si estos informes son verdaderos o falsos, aunque parecen aseverar su fiel creencia en la sobrenaturalidad del hombre. Para seguir con el tema, puedes leer sobre MKUltra: el cruel proyecto de la CIA para torturar y controlar la mente, además del Manual para la invasión zombie y los planes más absurdos de la CIA.

¿QUE TE PARECIO ESTA NOTICIA?

DEJANOS TU COMENTARIO - TU OPINION NOS INTERESA