A no engañarse

Publicado por: Real Chubut - Agencia de Noticias 21-05-2019 Nacional


Algunos podrán desconfiar del rumbo que podría emprender el precandidato Alberto Fernandez en caso de ganar las PASO y luego ser electo Presidente de la República.

Desde el sector doctrinario peronista podrán dudar por sus antecedentes de funcionario del Alfonsin -como hombre de Eduardo Varela Cid-, del menemismo cavallista, posteriormente del cavallismo y del duhaldismo. Y por sus principios ideológicos librecambistas.
Lo conocen por su ubicuidad.
Al menos no formó parte de la Alianza progre-radical que estrelló al Estado en 2001.

Desde el sector progre, podrán dudar por su despido del gobierno peronista-kirchnerista a causa de sus vinculaciones con el grupo Clarín, con Repsol y su posterior enconada oposición a Cristina Fernandez.

Desde la izquierda... bueno, nadie sirve y todos son lo mismo.

Y desde el "federalismo" centrista, podrá aparecer como demasiado cristinista.

Ahora, el planteo que hoy hizo el senador Pichetto no tiene el menor asidero.
El gobierno en la Argentina es unipersonal. El Presidente gobierna y el vice es una figurita decorativa. El reemplazante en caso de sucesión, nada más.
Y la fantasía de Cristina dándole órdenes de gobierno desde las sombras es una zoncera. Cuando se tiene el mando, se lo ejerce. En especial un sujeto ya veterano de la política.
¿O acaso Duhalde pudo gobernar a través de Kirchner?
Ella no tendría más poder efectivo en ese hipotético gobierno.
Ni siquiera legislativo.

En todo caso, si a un Presidente alguien le diera órdenes, no sería su mentor político sino quienes ejercen el poder económico.
Y eso no lo podemos saber de antemano.
Habrá que verlo.

Por tanto, Pichetto y sus colegas de grupo deberán tomar una decisión cierta y seria, fuera de estas reacciones de confusión.
Cristina efectivamente dió un paso al costado.
Apenas fuera electa como vice, pasará a la historia y gobernará Alberto. Y ellos se quedarán sin el pretexto personalista.

Es hora de que decidan lo que realmente quieren y dejen de usarla a ella para ocultarse.


Fuente: Editorial de Martín Alcala

COMPARTIR EN:

¿QUE TE PARECIO ESTA NOTICIA?

DEJANOS TU COMENTARIO - TU OPINION NOS INTERESA