FMI: Argentina va por todo, rogando guiño de Lagarde y Trump

Publicado por: Real Chubut - Agencia de Noticias 10-05-2018 Nacional


• ACUERDO SE FIRMARÍA EN 6 SEMANAS.
• ESTE AÑO NO SE NECESITARÁ AL CONGRESO.
Habría acuerdo en política monetaria, INDEC, tarifas y obra pública. Problemas con los números previsionales y empleo público. Se pedirá acelerar los tiempos de la baja del déficit fiscal.


Argentina irá por el premio mayor en sus negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Comenzará a negociar la semana que viene en Buenos Aires con una misión especial del organismo, un préstamo Stand By de "alto acceso", lo que le permitiría al país, en el caso de ser aprobado, acceder rápidamente al máximo de dinero acordado. Sin embargo, a cambio, el país se deberá comprometer en el mediano plazo (y cuando el dinero ya esté gastado) a duras condiciones fiscales para que el acuerdo pueda ser extendido. En definitiva, el Gobierno de Mauricio Macri se juega a un apoyo personal de Christine Lagarde. 

Las discusiones con el FMI se abrieron ayer en la sede del organismo en Washington, con el encuentro entre el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y Alejandro Werner, el director para el Hemisferio Occidental del organismo. Ambos se habían encontrado en el mismo escenario en abril pasado, cuando el mexicano se deshizo de elogios a la política económica del Gobierno de Mauricio Macri. Werner no tuvo problemas en aquellos días en comparar, para bien, los tiempos actuales, con los días en los que le tocó discutir conceptos de filosofía económica con Axel Kicillof. Ahora abrieron la nueva etapa en la relación entre el país y el FMI. 

Las negociaciones abiertas ayer podrían demorarse unas seis semanas hasta que el directorio del organismo con la presencia de la directora gerente Christine Lagarde la apruebe. Esto implicaría que la firma en Washington, en caso de fumata, se concretaría a fines de junio o julio. Para esos tiempos se espera que en Buenos Aires la corrida esté dominada y que la noticia de la llegada del dinero para cerrar el año financiero no se tome como una salvación sino como un paso adelante en la política económica oficial. Con el acuerdo en caja, el Ministerio de Finanzas de Luis Caputo evaluaría con otros criterios las necesidades de créditos por unos u$s9.000 para cerrar 2018. Si los mercados prestaran a una tasa razonable, se analizaría la colocación de deuda. Si los intereses superaran el nivel actual de 10% de piso, se recurriría al dinero pactado con el FMI. Esta es la clave del Stand By, 

Las negociaciones con el FMI comenzarán la semana próxima en Buenos Aires y podrían extenderse unos 10 días en el país. El organismo enviaría a la Argentina una clásica misión examinadora, de esas que hace más de 12 años no visitan estas tierras. La última fue protagonizada por el hindú Anoop Singh. En Buenos Aires la misión visitará la jefatura de Gabinete, los ministerios de Hacienda, Finanzas, Producción y el Banco Central y el INDEC. También podría encontrarse con economistas independientes y referentes económicos de la oposición. Finalizada la etapa local, los técnicos volverán a Washington y comenzará la etapa de evaluación de la propuesta. Será el tiempo donde los hombres de Lagarde deberán estudiar si el plan presentado por el Gobierno de Mauricio Macri es "creíble". Para esto se analizan, según el libro rojo del FMI, los siguientes capítulos: 

Política monetaria. Sería, curiosamente, uno de los aspectos donde mejor calificaría la Argentina. La política del BCRA de las últimas semanas de acompañar sin mayores problemas la devaluación del peso (pasando de 20,50 al cierre de ayer a 23,13 pesos), bastaría para que en este ítem los hombres del FMI pongan un aprobado. Lejos están los tiempos en que lo primero que criticaban en Washington era el tipo de cambio fijo. 

Política Fiscal. Las metas fijadas por el Gobierno de Mauricio Macri y diseñadas por Dujovne no serían problema, salvo en los tiempos. Desde el FMI se pediría una aceleración del cronograma, especialmente para el período 2019- 2020. Para este año se podría aprobar un esquema de 2,7%, pero luego el desequilibrio primario debería ir reduciéndose a menos de 2 y menos de 1% respectivamente. 

Subsidios a tarifas. El esquema actual planteado por el Gobierno para este año podría ser avalado por los técnicos del FMI. Para esto, en el caso que el Congreso apruebe la ley que se discutió ayer en Diputados y que prohíbe las escalas propuestas por el Gobierno, el veto sería imprescindible para el acuerdo con el FMI. 

Programas sociales. Confía el Gobierno que el Fondo no pida que se reduzca la ayuda vía programas de asistencia social. Sería una de las jurisprudencias que marcó Lagarde desde que llegó al FMI y que forman parte de la lavada de cara del Fondo ante el mundo financiero y político internacional. 

Obra pública. El FMI9 podría en observación el monto destinado a la obra pública. La alternativa que se podría negociar es ir reconvirtiendo los proyectos en programas de Participación Público Privada (PPP). 

Números oficiales. Sería lo más prolijo que podría mostrar el país ante los hombres del FMI, especialmente cuando estos comparen la situación actual con la de los años kirchneristas. Será clave la visita que reciba Jorge Todesca en el INDEC. 

Seguridad Social. Será el capítulo más conflictivo que deberá enfrentar el país. Según cualquiera de los indicadores técnicos que se utilizan en el organismo, las cajas previsionales argentinas no cierran desde hace años. Y la proyección hacia adelante son aún peores. Aquí se necesitará toda la muñeca posible para convencer a los experimentados hombres del FMI sobre que la situación es dominable. 

Inflación. Aunque la situación actual parece complicada, lo importante es que la misión del FMI "compre" que los niveles de déficit primario están dominándose y en vías de reducirse fuertemente. En general los técnicos del FMI militan entre los "monetaristas", con lo que aceptarían la promesa de una reducción del IPC a partir de una caída del déficit. 

Empleo público y provincias. Es otro de los capítulos complicados. Se descarta que el informe de los técnicos que lleguen a Buenos Aires sea lapidario en este ítem. La esperanza es que Lagarde comprenda que Mauricio Macri no puede iniciar un ajuste de salarios públicos o cantidad de empleos en la Nación, provincias y municipios, y que el ahorro fiscal puede provenir de otras áreas. 

La gira de Dujovne en Washington continuará hoy con un encuentro con David Malpass, subsecretario de Asuntos Internacionales del Departamento del Tesoro norteamericano. La reunión es clave. No habría guiño de Lagarde si desde el Gobierno de Donald Trump no da el visto bueno, y de manera oficial y pública. Estados Unidos es el principal aportante de dinero y el avala al acuerdo Stand By que busca Argentina solo sería posible con un apoyo político y el pedido de una "excepción". Sería el mayor aporte del presidente norteamericano a Mauricio Macri. Más importante aún que la apertura del acero y las exportaciones de limones. 

La misión argentina está conformada por los jefes de Gabinete, Ariel Sigal, y de asesores, Guido Sandleris, además de Lucas Llach y Mariano Flores Vidal, en representación del Banco Central.


Fuente: Ambito


COMPARTIR EN:

¿QUE TE PARECIO ESTA NOTICIA?

DEJANOS TU COMENTARIO - TU OPINION NOS INTERESA