(Editorial) La economía de Chubut: una papa caliente

Publicado por Real Chubut - Agencia de Noticias 11-02-2019 Provincial

 

Por Martín Ulacia @martinulaciaok

El contorno de las fuerzas políticas que se presentarán en este año electoral está casi definido. Aunque las internas no faltan: la UCR y el PRO negociarán candidaturas hasta las 23.59 del 16 de febrero y el PJ se perfila a definir candidatos en las PASO. Acaso es Chubut al Frente, el espacio oficialista, el que tiene los porotos más acomodados en este sentido.
Por debajo, condicionando la contienda electoral, la economía chubutense es una papa caliente. Varios factores objetivos dan cuenta de la situación apremiante de las finanzas provinciales.
En primer lugar se puede colocar la deuda pública. El diario Jornada publicó un informe de la UNPSJB que arroja un dato alarmante: Chubut es la provincia con la deuda per cápita más alta del país, $57.661 por habitante, es decir un stock nominal de 34.503 millones de pesos, poco más de 1000 millones de dólares. Entre 2011 y 2018, la deuda se multiplicó un 4.175% en pesos. Cabe destacar que la devaluación de casi un 50% del año pasado, fue un yunque para los pasivos provinciales en dólares. Al margen, cabe aquí una pregunta: ¿Quiénes son los acreedores de la deuda pública de Chubut?
La deuda de las cooperativas provinciales con CAMMESA, el ente que regular el mercado eléctrico mayorista, asciende a 3500 millones de pesos. Rawson, Trelew y Sarmiento están embargadas, sobre la cooperativa de Puerto Madryn, Servicoop, pesa una deuda con la AFIP de 400 millones de pesos. En este marco, el gobierno provincial analiza la posibilidad de saldar parte de la deuda con bonos del Pacto fiscal y regalías hidroeléctricas de Futaleufú, además de negociar la quita de un tercio de la deuda. Más allá de su creciente endeudamiento, las cooperativas se encuentran en una encrucijada: un aumento considerable de los costos mayoristas, y a la vez, la imposibilidad de subir tarifas, porque los Concejos Deliberantes de los respectivos municipios, sin importar su color partidario, se niegan a pagar el costo político de permitir "tarifazos" en un año electoral.
En tercer lugar podemos colocar el subsidio al transporte público. Si bien el gobierno provincial, vía el ministro de gobierno Federico Massoni, ya ha anunciado que podría hacerse cargo del 70% que antes percibía en subsidios a la tarifa y a los combustibles por parte de Nación, la negociación con los municipios en este punto sigue abierta. Comodoro Rivadavia, por ejemplo, rechaza estos números. De no llegar a un acuerdo provincia entre y los municipios, los boletos de colectivo podrían subir al menos un 30%, otro hecho incómodo en un año signado por las urnas.
En cuarto lugar, acaso el más silencioso de los descalces, lo protagoniza una crisis petrolera en potencia, con el significado que esto conlleva en la estructura económica de Chubut. En los últimos meses, el precio del barril de petróleo cayó al menos un 30%, un descenso acelerado como no se veía en décadas. Hoy el barril de crudo no supera la barrera de los 62 dólares, lo que pone en jaque las expectativas de inversiones de las operadoras por 1800 de dólares entre PAE, Tecpetrol, CAPSA e YPF.  Además de peligrar dichas inversiones, preocupa el peso específico que tienen en el presupuesto provincial 2019 (aún no aprobado) las expectativas de regalías hidrocarburíferas. Un crecimiento del 179% en relación a 2018, es decir un cálculo que estima que un tercio de los ingresos a las arcas provinciales provengan este año de regalías (21.000 millones de pesos), esto con un barril calculado en 60-70 dólares. Estos números se han modificado. Se calcula que para mantener sus inversiones las operadoras necesitan un barril que se comercialice en 55 dólares, es decir, un con un precio internacional que ronde los 67 dólares, esto para soportar las penalizaciones de 11 dólares promedio que tiene el petróleo Escalante. El 16 de febrero habrá en Buenos Aires una reunión crucial en este aspecto. Los gremios, las operadoras y funcionarios provinciales se reunirán con el presidente Macri para discutir la situación de la cuenca del Golfo San Jorge, con un pedido concreto: quitar las retenciones a la exportación de crudo (3 pesos por dólar exportado) cuando el barril no supere los 67 dólares, es decir, un esquema de retenciones móviles. Misión difícil si se toma en cuenta que uno de los mayores choques que enfrenta el gobierno nacional es con las operadoras de Vaca Muerta, especialmente con Tecpetrol (Techint), tras la decisión de reducir a la mitad los subsidios a la producción. El gobierno Macri se encuentra bajo fuego cruzado: entre las operadoras que reclaman subsidios y el FMI que reclama déficit fiscal cero. El destino productivo del Golfo San Jorge no escapa a la resolución que tenga el conflicto en Vaca Muerta, Neuquén.
Sin dudas, estos factores económicos se colarán en la campaña electoral, espinosos, incómodos, además de afectar la realidad cotidiana de los inminentes electores. Cada fuerza podrá exponer su receta, habrá ganadores, perdedores, pero al final, los números no verán la diferencia. 

COMPARTIR EN:

¿QUE TE PARECIO ESTA NOTICIA?

DEJANOS TU COMENTARIO - TU OPINION NOS INTERESA

PUBLICIDAD