Martin Alcala: El manejo de los originarios

Publicado por Real Chubut - Agencia de Noticias 11-09-2017 Provincial

            

Con el transcurso escandaloso del caso Maldonado, en el cual el bloque de medios y periodistas oficiales insisten en instalar el concepto del jihadismo originario, es necesario definir algo concreto.

Tienen razón.
No son originarios y el sólo criterio de "originario" torpemente usado por el progresismo, el kirchnerismo tanto como por la patética izquierda trotskysta que se opone a ellos, es absolutamente absurdo.
Los únicos verdaderos "originarios" vendrían a ser quizás unos primeros homo sapiens salidos de la zona de Etiopía hace ciento cuarenta mil millones de años.
Los primeros sapiens del género homo.
Todos los demás son derivados y conquistadores.
Entonces toda esa discusión acerca de si vinieron antes o después de 1810, o si desplazaron a los tehuelches, es absolutamente inconducente.
Aún cuando lo hubiesen hecho.
Porque a los tehuelches descendientes tampoco les reconocemos nada cuando se trata de tierras de Benetton.

Nuestra ley dice que a los aborígenes o indios americanos no descendientes de europeos o criollos, se les deben otorgar tierras comunitarias a modo de reservaciones, en reconocimiento por su preexistencia.
¿Todo el país?
No. Sólo parcelas vinculadas a sus territorios históricos y en proporción a su número.
¿A cualquiera que lo reclame?
No, a aquellos que puedan ser reconocidos como preexistentes al reparto de esas tierras con propiedad civil.
Los mapuches ya poseen jurisprudencia que los reconoce como aborígenes nativos alcanzados por la ley, en consecuencia la discusión sólo cursa para la ronda de mate, no para validar o invalidar derechos.
Es asunto cerrado.
¿Hay falencia de espacio o conflicto con los superiores intereses de la nación?
No, hay espacio de sobra, la mayor parte desierto e inexplotado.
El estanciero "huinca" puede tener su propiedad, puede hacer su producción o gozar del bello paisaje, permitiéndoles a ellos vivir en su reservación.
Benetton tiene en total 900 mil hectáreas, las suficientes como para lo que necesite.

¿Cuál es el problema entonces?
Que los empresarios ricos, los políticos corruptos y los jueces comprados han violado la ley y quieren toda la tierra sin darles nada.
Quieren que los indios se vayan. Por esa razón estos mapuches se rebelan.
Si tuviesen su propiedad territorial como marca la ley no habría rebelión.
Y si aún así ellos se rebelaran, bastaría con examinar el mapa que delimita su propiedad.
Si en este caso hubiese alguna clase de excepción, o de exigencia indebida, entonces es otra discusión.
Una discusión jurídica.
Sin embargo, estos mapuches en particular no tienen lugar legal donde vivir. 
Ni poco ni mucho, nada.
Y el extranjero Benetton lo tiene todo.
Por eso lo único verdadero en discusión es cuáles tierras se les deben otorgar para que vivan en ellas como marca la ley, sin importar si el estanciero las quiere o no.
Porque nadie está por sobre la ley.
En estos conceptos debemos orientar nuestro apoyo, y no en absurdas discusiones acerca de la "originalidad".

No son originarios de nada. Son argentinos y sujetos de derechos.
La opción es cumplir la ley y darles lo que les corresponde o consentir el capricho de un multimillonario para violarla.

Por: Martin Alcala - Conocido Blogger. Extraido de su perfil de Facebook.


COMPARTIR EN:

¿QUE TE PARECIO ESTA NOTICIA?

DEJANOS TU COMENTARIO - TU OPINION NOS INTERESA

PUBLICIDAD